Tipos de stress

El stress o estrés es tensión física o emocional que proviene de cualquier situación o pensamiento que haga que el individuo se sienta mal o frustrado. Se trata de una reacción del organismo a un desafío que, muchas veces, está fuera de nuestro alcance.

Algunos de los síntomas del estrés más comunes son: los dolores de cabeza tensionales, la falta de memoria, problemas estomacales que incluyen diarrea o estreñimiento, falta de concentración, problemas músculoesqueléticos o cardiovasculares cuando el estrés dura mucho tiempo. También se produce el incremento o disminución del peso, cansancio constante, problemas a nivel sexual y rigidez en el cuello y la mandíbula. Inclusive, puede provocar insomnio o, por el contrario, un aumento en el sueño y desgaste a nivel celular que trae aparejado el envejecimiento prematuro.

Tipos de stress

Tipos de stress

Tipos de stress

Positivo

Este tipo de stress, también conocido como eustrés, se origina cuando el individuo tiene que enfrentarse a situaciones cuya principal intención es la de lograr un beneficio. Este estrés provoca energía y motiva a alcanzar las metas como ocurre en el caso de un deportista que desea batir su propio récord.

Negativo

El estrés negativo, que se lo denomina distrés, es el que provoca síntomas difíciles de controlar y que se produce en situaciones complicadas. Es el más perjudicial para la salud y suele traer todo tipo de problemas a nuestra mente y nuestro cuerpo.

Agudo

Se trata del tipo de stress más común y tiene su origen en las exigencias a las que nos vemos sometidos todos los días. Si bien el estrés agudo sí se da en pequeños episodios es muy positivo, cuando ocurre por tiempo prolongado, puede transformarse en algo muy peligroso y producir ansiedad, depresión,  problemas musculares y cardíacos.

Agudo episódico

Ocurre cuando el estrés agudo sucede en forma continua. Por lo general, lo sufren quienes asumen muchas responsabilidades y su auto exigencia es muy elevada o caen en la alta competitividad. Suelen padecerlo personas impacientes que son víctimas de la preocupación constante. Quienes sufren de estrés agudo episódico, son aquellas personas que tuvieron todos los síntomas del estrés sin llegar a ser del todo conscientes de ello. Cuando se desarrolla este tipo de trastorno, es importante que la persona acuda a su médico para una atención conjunta con un psicólogo.

En casos muy graves, el estrés puede llevar al individuo al extremo de pensar en el suicidio como una forma de aliviar sus problemas.

Crónico

El stress crónico surge cuando los síntomas del mismo se extienden en el tiempo. Suele manifestarse debido a situaciones que son muy complejas tales como los problemas de dinero, familiares, trastornos en el trabajo o traumas de la niñez. El estrés crónico trae aparejado un gran desgaste físico y mental que afecta la vida en su totalidad y que, si no se tiene cuidado, puede provocar problemas de salud graves e irreversibles.

Laboral

Según la OMS (Organización Mundial de la Salud), el stress laboral consiste en un conjunto de reacciones dentro de la faceta emocional, de la conducta, cognitiva y psicológica que, debido a las exigencias laborales que sobrepasan en ocasiones las habilidades y los conocimientos del trabajador, le impiden desarrollarse en forma óptima en su trabajo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *