Tipos de soluciones químicas

Una solución química es un compuesto en el que se mezclan dos o más sustancias. Dichas sustancias pueden estar en estado sólido, gaseoso o líquido.

Dependiendo del tipo de componentes de los que se trate, las soluciones químicas pueden clasificarse en diferentes tipos como veremos a continuación.

Tipos de soluciones químicas

Las soluciones químicas permiten mezclar más de un elemento para obtener otro.

Conocer los tipos de soluciones químicas implica adentrarse un poco dentro del mundo de las sales, los solutos y los solventes. Es apasionante saber cómo ocurren los procesos químicos y aquí, pudiste ahondar un poco más en el tema.

Según el nivel de mezcla de sus componentes

En este caso se refiere a la mezcla de componentes y si se los puede diferenciar o no.

Solución heterogénea

Los componentes se mezclan pero aún así se pueden diferenciar uno de otro. Un claro ejemplo es el agua y el aceite.

Solución homogénea

Los componentes se mezclan de manera tal que no se pueden identificar ni diferenciar uno de otro. En este caso podemos hablar del agua y el azúcar, por ejemplo.

Según su concentración

Existen diferentes tipos de soluciones de acuerdo a la concentración de sus componentes. Esto indica la capacidad del solvente(que es el componente que se encuentra en mayor proporción en la fórmula) de disolver o no el soluto.

Solución insaturada

También se la conoce con el nombre de solución diluida. En este caso la cantidad de soluto es diminuta en comparación del solvente. Un ejemplo muy claro es el de los jugos en polvo o el del café instantáneo, pues en ambos casos, el soluto -que es el polvo que colocamos en el agua- es mucho menos que el solvente.

Solución saturada

Se trata de una solución en la que la cantidad de soluto que está disuelto es mayor que la del solvente. A mayor cantidad de solvente, menor será su poder de disolución. Un claro ejemplo es tener un vaso con agua y agregarle sal poco a poco. Llegará un momento en el que el agua no alcanzará a disolver el soluto.

Solución concentrada

Se la conoce también como no saturada. En este caso ambos componentes (soluto y solvente) están en desequilibrio , pues el porcentaje de soluto está cerca de lo establecido por la solubilidad pero aún así no es suficiente.

Soluciones según su carga eléctrica

Las soluciones poseen cierta carga eléctrica dependiendo, como todos sabemos, de sus componentes. En este caso, tenemos dos grandes divisiones en cuestiones químicas.

Soluciones electrolíticas

Pueden transmitir electricidad y cargarse de la misma. Este tipo de fórmula se la conoce también con el nombre de iónica.

Soluciones no electrolíticas

En este caso, los componentes no son capaces de conducir electricidad. El soluto se disuelve hasta casi llegar al nivel molecular.

Soluciones según su estado

Seguro sabes que la materia puede adquirir tres estados diferentes: líquido, sólido y gaseoso. Pues bien, las soluciones químicas también pueden pasar por dichos estados. Veamos algunos ejemplos:

Soluciones líquidas

Los sólidos disueltos en líquido como el agua salada serían un ejemplo palpable. También puede darse líquido con líquido como por ejemplo cuando mezclas agua con alcohol.

Soluciones sólidas

En este caso nos referimos a las aleaciones cuando se mezcla el carbono con el hierro y se obtiene acero.

Soluciones gaseosas

Un claro ejemplo y que tenemos todos a mano es el aire, pues está formado por diferentes gases o el humo.

Formato para citar (APA)

“Tipos de soluciones químicas” (s/f.). En Hay Tipos. Disponible en: https://haytipos.com/soluciones-quimicas/ [Consultado: ].