Tipos de masajes

Los masajes son una actividad en la que se golpean los músculos de manera rítmica y a una intensidad adecuada para relajar a la persona y aliviarle las molestias. Tiene fines terapéuticos, estéticos e inclusive deportivos. También se emplean para disminuir tallas, mejorar de algunas lesiones y para aliviar el dolor.

La persona que realiza los masajes recibe el nombre de masajista y necesita de cierta preparación previa. Para cada sesión, es necesario que el profesional cuente con los elementos adecuados, es decir una camilla especial con la que el paciente puede adoptar diferentes posturas.

Tipos de masajes

Los masajes se emplean para aliviar dolores y contracturas musculares.

Masajes relajantes

Son masajes que colaboran en la eliminación de nudos y contracturas. Además mejora su movilidad  y su funcionamiento aliviando el estrés muscular. Las principales zonas donde se aplica son en la espalda y en el cuello.

Los nudos y las contracturas musculares pueden surgir debido a un mal movimiento corporal o al exceso de actividad física.

Tailandés

El masaje tailandés no debe ser aplicado en aquellas personas que padecen de artritis debido a que realiza todo tipo de estiramientos. Si bien su efecto es muy liberador, puede ser que algunas personas que sean sedentarias lo encuentren un tanto agresivo.

Shiatsu

Esta técnica de masajes japoneses, emplea estiramientos en ciertos puntos del cuerpo y los combina con presión. Se emplean siempre los dedos pulgares y las palmas de las manos. En algunos lugares donde se necesita mucha más presión, es probable que el masajista utilice sus codos.

Descontracturantes

Para los masajes descontracturantes se emplean presiones de diferente tenor que se aplican en distintos puntos específicos. El objetivo es relajar la zona y aliviar la tensión muscular y, por consiguiente, el dolor.

Terapéutico

Combina todos los masajes anteriores y su principal fin es el de solucionar el problema del paciente. Es importante que la persona identifique con exactitud cuáles son los puntos de dolor para que el terapeuta pueda aplicar la presión necesaria en ese sitio.

Suecos

Son masajes que ayudan en la relajación de los músculos y alivian su tensión. Además puede colaborar con la mejora de la circulación sanguínea en todo el organismo.

Con piedras calientes

En este caso, no solo se usan las manos para mejorar la musculatura sino que también el profesional colocará piedras calientes de basalto en diferentes partes de la espalda para relajar la zona.

Deportivo

Este masaje, como su nombre lo indica, se suele aplicar en las personas que practican deporte con mucha exigencia de movimiento. Se emplean para que el deportista pueda recuperarse rápidamente de algunas lesiones o cansancio muscular propios de dichas actividades deportivas.

Para embarazadas

Los masajes que se realizan en las mujeres embarazadas traen muchísimos beneficios. Entre ellos figura la posibilidad de aliviar el dolor causado por el gran volumen de su abdomen. También son excelentes para eliminar el insomnio, la ansiedad o las tensiones que son muy normales durante la gestación. Uno de los puntos más importantes para realizar este tipo de masajes es en la zona lumbar ubicada en la espalda baja.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *