Tipos de azúcar

Denominamos azúcar a todas aquellas sustancias que tienen la capacidad de endulzar los alimentos. Algunas de estas sustancias ya se encuentran en los propios alimentos como ocurre con la lactosa y la fructosa. Su principal función es la de proveer energía al organismo.

Sin embargo, como ocurre con todo, cuando hay exceso en su consumo, pueden producirse problemas de salud tales como la obesidad y la diabetes que traen otros trastornos asociados a estos. Por eso es tan importante medir su consumo y no aumentar las cantidades que se le colocan a los alimentos.

Tipos de azúcares

La sacarosa, conocida como azúcar de mesa, es uno de los más comunes y fáciles de encontrar.

Tipos de azúcares

Glucosa

La glucosa es uno de los principales combustibles del cuerpo humano. Es fácil de encontrar en la miel de abejas y en las frutas. Esto significa que es muy abundante en la naturaleza. Sin embargo, el aumento de este componente en la sangre puede dar lugar a diferentes enfermedades. Una de ellas, y quizá la más conocida, es la diabetes del tipo I y II.

Fructosa

En este caso, hablamos de tipos de azúcares que se encuentran tanto en las frutas como también en los vegetales. Se emplea por lo general como edulcorante y como jarabe para dar sabor dentro de la industria de fabricación de alimentos. Es un poco más difícil de digerir que la glucosa pero es muy apreciado dentro del ámbito deportivo, sobre todo en aquellas actividades que presentan un gran gasto de energía.

Sacarosa

Es el azúcar con el que tenemos un mayor contacto, pues es el que se emplea para endulzar los alimentos en forma casera. En la naturaleza se puede encontrar en la caña de azúcar , en el maíz y también en las remolachas. En menores cantidades, se puede hallar en el sorgo dulce y también en el jarabe de arce. Si bien es muy útil, su ingesta en forma excesiva puede provocar adicción. Su nivel de refinado determina también el tipo de azúcar que se trata siendo el blanco el de más baja calidad y el moreno el de más altos estándares.

Si bien el exceso de azúcares puede provocar enfermedades, su consumo de forma moderada incrementa la energía en el organismo.

Lactosa

Como su nombre lo indica, la lactosa es uno de los tipos de azúcares que provienen de la leche. Cabe destacar que, para absorberlo correctamente, es necesario que nuestro intestino cuente con una enzima denominada lactasa. Aquellas personas que no la tienen suelen padecer intolerancia a la lactosa por lo que deben remplazar el consumo de leche de vaca por el de leches vegetales como las de almendra, nuez o soja. La lactosa colabora con la absorción del calcio y presenta efectos prebióticos que permiten un correcto funcionamiento de la flora del intestino.

Maltosa

La maltosa es un tipo de azúcar que se encuentra en los granos de cebada y en diferentes alimentos tales como la cerveza o la malta para beber. Se sabe que su carga, a niveles glucémicos, es muy alta. Además, está comprobado que la maltosa es un excelente nutriente y tiene la capacidad de edulcorar las comidas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *