Tipos de zonas francas

Las zonas francas son aquellos territorios que están permitidos por la aduana de cada país para guardar las mercancías durante un tiempo determinado. Esto significa que toda la mercadería puede ser guardada allí sin problemas hasta el momento en el que se produzca el envío.

Cada zona franca tiene sus reglas particulares las cuales dependen de cada país y que funcionan bajo este tipo de leyes. Es importante destacar que casi todos los países, alrededor del globo, cuentan con una zona franca. Una de las ventajas más importantes que poseen es que en esas zonas no existen los impuestos ni tampoco los aranceles los cuales encarecerían muchísimo el precio final de cada producto.

Tipos de zonas francas

Las zonas francas permiten guardar mercancías.

Zonas francas industriales

Las zonas francas industriales son aquellas que pasan por un tipo de exportación especial en productos que forman parte de un ensamble, producción y confección de productos de diferente índole. De la misma manera, las zonas francas industriales se emplean para colocar productos que necesitan de reparaciones o de re acondicionamiento y que pueden volver a ser exportadas o reimportadas a su lugar de origen. También cuando hay que cambiar el embalaje de dichos artículos.

En cuanto a las ventajas que presenta la zona franca industrial, podemos mencionar algunas como:

  • No existe límite de tiempo para resguardar la mercancía.
  • Se puede perfeccionar o transformar la mercadería recibida sin abonar ningún tipo de impuesto.
  • Es posible reformar los productos sin tener que recurrir a grandes gastos.

Para que se produzca el ingreso legal de las mercancías tanto en las zonas francas industriales como así también en las comerciales, es necesario que dichos productos sigan al pie de la letra los artículos de la Ley General de Aduanas. Cabe destacar que las leyes pueden cambiar de acuerdo al país de origen de la Ley.

Zonas francas comerciales

Son aquellas zonas en las que ingresan los artículos que se van a exportar de manera temporal. El beneficio que tiene es que no hay un límite de tiempo para guardar las mercancías que se van a importar o a exportar. Es importante aclarar que los productos deben seguir ciertas reglas antes de ser admitidas por las zonas francas comerciales. Además, es importante aclarar que la mercancía podrá ser reenviada a su destino sin necesidad de ser transformada o tocada.

Algunas de las ventajas que presentan las zonas francas comerciales son:

  • Brindar la posibilidad de realizar todo tipo de envíos de mercancías a clientes al por mayor mediante depósitos parciales.
  • Es posible realizar el envasado, clasificar y etiquetar los productos que posteriormente se van a importar o exportar.
  • Se puede tener la mercancía guardada en un sitio seguro sin pagar impuestos excesivos mientras el comercio que la desea importar o exportar realiza la compraventa con otro país de acuerdo a los reglamentos que imperen en ese momento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *