Tipos de vendajes

Los vendajes, son una especie de ligadura en la que se emplean trozos de tela de gasa o de algodón denominados vendas, cuyo principal fin es el de inmovilizar una parte del cuerpo o también proteger un área herida del ingreso de bacterias.

El uso de los vendajes se emplea también para sostener sobre una herida medicamentos tópicos tales como cremas o antibióticos, fijar cualquier tipo de aparato de tracción, como ocurre con las piernas ortopédicas, moldear ciertas zonas del cuerpo después de una cirugía que puede ser estética o de amputación de uno de los miembros e inclusive favorecer la circulación en caso de várices o trombosis.

Tipos de vendajes

Los vendajes protegen la piel herida del ingreso de virus y bacterias al torrente sanguíneo.

Existen diferentes tipos de vendas. Unas de ellas se denominan de gasa orillada, las cuales son delgadas y muy livianas. Por otro lado, también encontramos la gasa de King que sirve para amoldarse al cuerpo o las que son impregnadas con medicamentos o cremas para que la piel las absorba rápidamente. Inclusive podemos incluir en este grupo las banditas comerciales, las cuales se adhieren a la piel por medio de pegamento y cuentan con una pequeña parte que cubre una herida de tamaño pequeño.

Es bien sabido que en la antigüedad, en Egipto, las vendas se empleaban como parte de la ceremonia de entierro de faraones y personas de importancia para la sociedad de la época. Actualmente, los arqueólogos excavan en las tumbas y pirámides y encuentran los cuerpos de las momias intactos gracias a los vendajes aplicados durante dichas ceremonias.

Tipos de vendajes

Blando

Se emplea para sostener apósitos o medicamentos tópicos sobre una herida abierta. Al aplicarlos, se evita que dichas medicinas se deslicen por la piel.

Compresivo

Como su nombre lo indica, presionan de manera progresiva sobre una extremidad. El principal fin es favorecer la circulación de la sangre en los brazos o piernas, principalmente. Aunque también pueden emplearse sobre grandes lesiones en la zona abdominal con el fin de acelerar su curación.

Rígido

En este caso, estos vendajes propician el no movimiento de las partes afectadas, como ocurre en el caso de, por ejemplo, un hueso esguinzado o si una de nuestras extremidades se ha doblado e inflamado.

Suspensorio

Se emplea en ciertos casos muy particulares como en las operaciones estéticas de mamas, por ejemplo, en la que el órgano debe tomar una posición determinada durante un lapso de tiempo.

Protectivo

Se encargan de proteger zonas heridas de posibles intrusiones de bacterias o de virus que pueden, en consecuencia, trasladarse al torrente sanguíneo.

Circular

Se emplea para fijar el extremo final y el inicial de cualquier parte del cuerpo que deba ser sujetada. Se usa en sitios angostos como por ejemplo un dedo.

En 8

Suele utilizarse para vendar las rodillas, los tobillos y las muñecas, pues les da un poco de movilidad aunque sin permitir que el hueso se desacomode. También se utilizan en la clavícula para que la misma se mantenga siempre firme sin alterar la postura.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *