Tipos de transformadores

Los transformadores eléctricos son maquinarias de corriente alterna que tienen la capacidad de cambiar algunas funciones de la misma tales como la intensidad y su voltaje. Al mismo tiempo, pueden mantener la potencia y la frecuencia para no dañar los aparatos conectados. Para que esto suceda, transforman la electricidad que ingresa y la aumentan o disminuyen de acuerdo a la necesidad del momento.

Están compuestos por un núcleo, el cual se encarga de transportar el flujo de energía eléctrica y por los devanadores. El núcleo está formado por chapas de metal, la mayor parte de las veces de acero, que cuentan con una aislación entre ellas. Además poseen columnas donde se instalan los devanadores y culatas que unen dichas columnas. En cuanto al devanado, se trata de un hilo de cobre que se enrolla a través del núcleo y se recubre con barniz para conseguir la perfecta aislación.

Tipos de transformadores

Los transformadores se ocupan de transformar la electricidad para que el voltaje no dañe los aparatos eléctricos.

Los transformadores están compuestos por una bobina primaria y otra secundaria. La cantidad de vueltas de cobre que de el hilo serán proporcionales a la cantidad de corriente eléctrica que se devanará.

Las características del bobinado primario y secundario dependerán del lugar por donde ingrese la electricidad, no por la ubicación de las bobinas.

Tipos de transformadores

Variables

Se emplean para colocar en una entrada que presente tensión fija pero que puede variar en la salida.

De aislamiento

Están compuestos por un aislamiento galvanizado y se emplean para proteger la integridad de los artefactos que se conectan directamente a la red eléctrica.

De alimentación

Poseen una o más bobinas de las llamadas secundarias. En este caso también cuentan con un fusible térmico que les permite proteger los artefactos de posibles sobrecargas de energía.

De pulsos

Son un tipo de transformador que trabajan por medio de pulsos que se transfieren a elementos de control y su nivel de respuesta es muy elevado.

Estabilizadores de tensión

Presentan un uso común cuando la tensión eléctrica no aumenta ni disminuye. Si el núcleo se satura o presenta menos carga, actúan equilibrando la cantidad de energía gracias a la carga acumulada. La principal función es proteger a los artefactos caseros de la sobrecarga de tensión.

De acuerdo a sus fases

Monofásicos

Tal cual su nombre lo indica, este tipo de transformadores poseen con una sola fase. Cuentan con dos polos, el llamado fase y el neutro. Tienen dos bobinas, una de ellas de alta y la otra de baja. Suelen ser usados en conjuntos para transformarlos en bifásicos o trifásicos pues son mucho más eficientes.

Bifásicos

En este caso hablamos de transformadores que presentan dos fases y un neutro. Al ser bifásicos tienen cuatro bobinas. Dos de ellas son de alta y el resto de baja. Son los más comunes en los comercios de todo tipo o se emplean en casos muy puntuales en los que la baja y la suba de tensión pueden traer problemas.

Trifásicos

Los transformadores trifásicos presentan tres fases y un neutro. Se conforman por 6 bobinas. Tres de ellas son de alta y las tres restantes de baja. Sus componentes se conectan en forma de estrella o triángulo para lograr una mayor fluidez en la circulación de la corriente eléctrica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *