Tipos de seguros

Los seguros o pólizas son contratos que las compañías prestadoras, mediante el cobro de una cuota mensual llamada prima, ofrecen un tipo de cobertura específica en caso de accidentes o eventos determinados. Dentro del contrato que firman las partes interesadas, hay intervención de la persona asegurada y del asegurador o Compañía de Seguros.

El asegurador es el que debe indemnizar a la persona asegurada en el caso de que ocurra algún evento de los que están especificados dentro del contrato. La indemnización por lo general es monetaria, pero en algunos casos consiste en el remplazo del bien dañado por uno nuevo.

Tipos de seguros

Los seguros de los vehículos son los más extendidos alrededor del mundo.

Seguros para individuos

Los seguros actúan directamente sobre el individuo en caso de que sufra algún daño particular.

Seguro de vida

Este tipo de póliza cubre la posibilidad de muerte o accidente grave de una persona. El asegurador le pagará a la familia del asegurado una cifra determinada de dinero. Cabe destacar que el seguro de vida solo se brinda a personas mayores de 14 años.

Póliza en caso de accidente

En este caso, el seguro cubre las lesiones ocurridas en accidentes que se produjeron de manera violenta y/o repentinamente que pueden provocar invalidez parcial, total o la muerte.

De enfermedad

La aseguradora cubre cierto grupo de trastornos de salud que garantizan que habrá un pago en caso de necesitar asistencia médica, medicinas o internación.

Seguros para la propiedad

En este caso, los seguros cubren los bienes tangibles tales como los autos (siendo estos los más utilizados porque son de curso obligatorio), las casas, los electrodomésticos y el mobiliario de una vivienda.

Seguro de automóviles

Dentro de esta categoría encontramos varias opciones de acuerdo al tipo de vehículo y a las posibilidades económicas de su conductor. El que más se emplea es el seguro contra terceros en el que la compañía no se hace cargo del pago de los daños causados por el accidente si el conductor no es culpable, sino que lo debe hacer la compañía que asegura al otro vehículo. Por otro lado, los coches nuevos o que no tengan más de 5 años deben ser cubiertos en su totalidad. Esto significa que en caso de destrucción total o robo, el propietario recibe un vehículo igual al que perdió.

En las pólizas de protección de los vehículos existen las llamadas franquicias en las cuales el asegurado paga una cierta cantidad de dinero y la compañía abona el resto.

Seguros del hogar

Este tipo de pólizas cubren los daños a las viviendas y a lo que se encuentra en el interior de las mismas. En algunos casos, el seguro es general contra incendios o cualquier otro tipo de problemas similares que la vivienda posea. Sin embargo, actualmente, muchas empresas ofrecen pólizas para asegurar los diferentes elementos que se encuentren allí tales como las computadoras, los teléfonos celulares, las heladeras y demás. En este caso, el seguro puede cubrir desperfectos o robo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *