Tipos de rocas metamórficas

Las rocas metamórficas surgen gracias a otras ya existentes que pueden ser sedimentarias, ígneas u otras del mismo tipo. Lo que ocurre, al aumentar su temperatura y la presión, es que se producen cambios en la solidificación por lo cual se originan dichas rocas. Este tipo de modificación se produce a partir de otras rocas sólidas, no desde otro tipo de materiales.

La gran mayoría de las rocas metamórficas se caracterizan por mostrar sus minerales como láminas. Esto se debe a la presión que permite su formación. Se trata de un fenómeno conocido como foliación. Este tipo de rocas es muy importante para conocer cuál fue, exactamente, el proceso de formación de las diferentes capas de la tierra y cuántos años de antigüedad tiene la misma.Las rocas metamórficas más comunes son la pizarra, la filita, el esquisto, el mármol, el gneis y la cuarcita.

Tipos de rocas metamórficas

El mármol es uno de los tipos de rocas metamórficas más utilizados.

Tipos de rocas metamórficas

De acuerdo a la forma de su transformación

Metamorfismo de contacto térmico

La temperatura es uno de los factores que más influyen al momento de la creación de este tipo de rocas. Las altas temperaturas provocan que los minerales se vuelvan a cristalizar y esto, como consecuencia, produce cambios en las piedras. Un ejemplo de esto ocurre con las rocas del tipo caliza que se transforman en mármol.

Regional

El metamorfismo regional consiste en un proceso en el que actúan tanto las altas temperaturas así como también la presión. Esto ocurre, principalmente en las capas que se encuentran en la zona más profunda. Se puede hablar de metamorfismo de bajo, de medio o de alto grado.

La transformación de las rocas metamórficas no se produce de la noche a la mañana. En ocasiones esto puede prolongarse por millones de años hasta que logra su forma final.

De impacto de grado

En este caso, la presión y la energía se dan a través de impactos como cuando chocan meteoros con la superficie o se producen explosiones. Por lo general, se trata de choques de rocas que impactan contra la superficie terrestre.

De presión o dislocación

En este caso, hablamos de metamorfismo que se produce por la presión pero no intervienen cuerpos celestes tal como ocurre en el caso anterior. Este tipo de transformación se produce en zonas ya fracturadas o en fallas cuando dos bloques se mueven y su textura cambia por completo.

De acuerdo a su forma

Foliadas

Son aquellas en las que se notan las capas que se conforman y que las mismas son fáciles de diferenciar. Un ejemplo de este tipo de rocas es la pizarra. Al mismo tiempo, este tipo de rocas se puede clasificar por su pizarrosidad donde se pueden apreciar las bandas que lo conforman, por su esquistosidad ya que las mismas se pueden romper fácilmente y por el gneisico ya que es fácil ver como se alternan bandas de colores oscuros y también claros.

No foliadas

Al contrario de las anteriores, este tipo de rocas metamórficas, debido a la presión que sufren sus minerales, se reorganizan en otras formas cristalinas en lugar de las clásicas láminas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *