Ir al contenido

Tipos de polímeros

Los polímeros son compuestos que se forman a partir de monómeros. Estos son un tipo de molécula de bajo peso que se unen entre si y forman una molécula de mayor tamaño que se denomina macromolécula polimérica. El proceso de la unión se denomina polimerización.

El grado de este proceso se definirá de acuerdo al tipo de macromoléculas que se obtienen y al número de meros, es decir la unidad repetida de un polímero. Si bien existen infinidad de polímeros creados por el hombre en laboratorios, también es posible encontrarlos en la naturaleza.

Tipos de polímeros

Los polímeros se forman a partir de diferentes cadenas de moléculas llamadas monómeros

Tipos de polímeros

Naturales

Como su nombre lo indica, se trata de polímeros que se encuentran en en forma natural en cualquier tipo de ambiente. Este es el caso, por ejemplo del caucho, el glucógeno e inclusive del almidón.

Artificiales

También llevan el nombre de polímeros sintéticos y se fabrican en diferentes tipos de laboratorios. Suelen ser derivados de los aceites como ocurre con el poliestireno, el acrílico o polimetacrilato de metilo, el polipropileno y también el PVC que lleva el nombre de cloruro de polivinilo. Se emplean en la fabricación de diferentes tipos de elementos de uso cotidiano tales como las tuberías, bolsas de plástico, ruedas de coches, envases y botellas plásticas además de diferentes materiales para la construcción.

De reordenamiento

Se los conoce también con el nombre de polímeros de transposición. Son el resultado de una reacción que ocurre entre los monómeros que cambian su estructura a lo largo del proceso de polimerización. Dentro de este grupo encontramos, por ejemplo, el poliuretano.

De condensación

Son aquellos que son obtenidos por la unión de dos monómeros de diferente tipo al eliminarse una molécula de agua, de ácido o de alcohol cuando se produce la polimerización. Algunos ejemplos de ellos son los implantes, distintos tipos de productos cosméticos y las resinas.

Biodegradables

Tal como su nombre lo indica, se trata de polímeros que se degradan en agua, biomasa y dióxido de carbono (CO2). Esto se produce gracias a la acción de organismos vivos o también de enzimas. Dentro de este tipo de compuestos, podemos encontrar los sintéticos y los naturales.

Es importante aclarar que las propiedades de este tipo de polímeros dependen de diferentes fuentes tales como las de origen vegetal, las bacterias y los combustibles fósiles tales como el gas y el petróleo. Otras de las fuentes que producen este tipo de polímeros son las proteínas de origen animales tales como el quitosan.

Los polímeros biodegradables se emplean para fabricar envases de alimentos y otros productos similares. Son muy apreciados debido a que se degradan rápidamente (tardan algunas semanas como máximo) y disminuyen la cantidad de residuos que a su vez impiden la contaminación.

De adición

En este caso, hablamos de polímeros que se obtienen por medio de la incorporación o suma de diferentes tipos de monómeros. Un ejemplo palpable de estos son los poliscáridos que se forman con varios monómeros encadenados y proteínas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.