Tipos de plantas eléctricas

Las plantas eléctricas son un conjunto de maquinarias que mueven una serie de generadores de energía por medio de un motor de combustión interna. Su principal fin es el de redistribuir la electricidad ya sea que se trate de un corte de electricidad o para el uso diario.

La existencia de las plantas eléctricas garantiza el correcto funcionamiento de las maquinarias de cualquier empresa y también permite que haya energía en los hogares suficiente como para que los artefactos funcionen de manera correcta y no lo hagan de manera intermitente.

Tipos de plantas eléctricas

Las plantas de energía nuclear son muy útiles para producir electricidad.

Plantas eléctricas térmicas

Este tipo de plantas eléctricas funcionan gracias a un chorro de vapor a presión que se obtiene al calentar agua. Algunas de las maneras de obtener la energía de este tipo de centrales eléctricas es por medio de la combustión de combustibles fósiles, gracias a la biomasa, al incinerar residuos urbanos de tipo sólido o al poner en marcha las centrales nucleares las cuales generan todo tipo de reacciones debido a la fisión de los átomos de uranio

Eólicas

En este caso, hablamos de un tipo de plantas eléctricas que presentan un conjunto de turbinas que se mueven debido a las acción que el viento provoca en las aspas de su generador. El funcionamiento se limita a la velocidad que tenga el viento en ese momento y al tamaño del parque eólico donde sea instalado.

La primera planta eléctrica que se instaló en el mundo se emplazó en la ciudad de Godalming, en Gran Bretaña en el año 1881. Esta fue la primer ciudad en el mundo en ser iluminada en su totalidad por electricidad.

Solares

En este caso, hablamos de plantas eléctricas que cuentan con paneles solares que absorben la energía de los rayos del sol y que les permite cargar unas baterías de gran tamaño que son las que transforman dicha energía en electricidad. Por otro lado, también existen otro tipo de centrales eléctricas llamadas termosolares las cuales aprovechan el calor del sol para calentar el agua y hacer girar una turbina gracias al vapor que allí se genera.

Hidroeléctricas

En este caso, las turbinas de este tipo de centrales eléctricas tienen movimiento gracias a los chorros de agua de gran presión. Los mismos pueden ser naturales, ya que provienen de arroyos o ríos de gran corrientes, o artificiales, es decir realizados por el hombre. Existen centrales de gran potencia, otras de tamaño menor y también existen las llamadas mini centrales hidroeléctricas.

Mareomotrices

Son muy similares a las centrales hidroeléctricas. La principal diferencia radica en que, en este caso, se emplean las olas del mar. Por lo general se suelen aprovechar los diferentes niveles del mar, es decir cuando sube o baja la marea. También suelen aprovechar el movimiento de las olas, es decir que cuanto más encrespado esté el océano, mucha más energía se va a producir. Durante este movimiento se mueven turbinas que emplean energía cinética producida por las diferentes corrientes oceánicas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *