Ir al contenido

Tipos de meteorización

Se conoce como meteorización al proceso por el cual un grupo de rocas sólidas se destruye, fragmenta o es demolido. En este proceso pueden entrar a tallar fuerzas químicas, biológicas y también físicas. Suele ocurrir sobre la corteza o muy cerca de la superficie terrestre.

La principal función de este fenómeno es crear nuevos suelos debido a la desintegración que sufren las rocas. Inclusive, también son responsables de los nuevos relieves (montañas, mesetas y depresiones del terreno, entre otras) que pueden surgir en diferentes sitios alrededor del planeta. Además, cabe destacar que este proceso puede ser llevado a cabo de manera total o parcial. Además de los nuevos relieves, este fenómenos geológico puede dar el origen a nuevas formaciones rocosas.

Tipos de meteorización

La meteorización consiste en un fenómeno físico, químico y biológico en el que las rocas cambian de aspecto y se rompen.

Para que la meteorización ocurra, se deben tener en cuenta ciertos factores tales como la dureza y porosidad de la piedra, su composición y el desgaste estructural de la misma. Las más duras, es decir aquellas que mejor resisten antes de cambiar su forma son el cuarzo y la moscovita.

Tipos de meteorización

Mecánica o física

En este caso, hablamos de un tipo de meteorización que depende de fuerzas físicas que tienen la capacidad de destruir rocas.  Esto puede deberse a los cambios de temperatura de fríos extremos a valores muy altos o puede suceder también debido a que el agua de las corrientes o de la lluvia provoca dicha ruptura e inclusive por la cristalización de los minerales que se encuentran disueltos en ella al producirse sequías de gran importancia en la zona.

Es importante aclarar que la meteorización no es solo de un tipo, pues puede ocurrir que suceda, al mismo tiempo, la física y la química.

Química

A este tipo de meteorización se la denomina también corrosión y se produce cuando los minerales cambian por completo su estructura química. Dentro de la misma, podemos nombrar a la oxidación, que es muy común de ver en los metales expuestos a las condiciones adversas del clima (frío, humedad y calor). En este caso, interviene el agua que produce este fenómeno cuando el elemento en cuestión entra en contacto con el oxígeno. También encontramos la reducción donde el dióxido de carbono crea ácidos que provocan dicho efecto y la hidrólisis en la que participa, como su nombre lo indica, el agua.

Biológica

Se la conoce también con el nombre de meteorización orgánica y ocurre cuando tanto las plantas como los animales e inclusive algunas bacterias, logran romper las diferentes rocas y esto produce muchos cambios en la geografía del lugar. Un ejemplo que todos podemos observar es durante el crecimiento de las raíces de un árbol de grandes dimensiones. Si lo encontramos en las calles de la ciudad, se puede notar que, donde se encuentra emplazado, el suelo está resquebrajado y, en ocasiones, muy levantado. Lo mismo ocurre con aquellos animales que construyen sus nidos en rocas o suelos muy duros los cuales rompen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.