Tipo de láminas para techos

Algo muy importante en cualquier tipo de construcción es, sin lugar a dudas, el techo que, al igual que las paredes, es algo de vital importancia. Para levantarlo se necesitan diferentes tipos de insumos entre los que figuran las láminas para techos.

Estas láminas para techos se emplean tanto en las construcciones de gran tamaño como edificios y depósitos como también en proyectos más pequeños de simple uso doméstico tal como ocurre con las casas para mascotas.

Tipos de láminas para techos

Las láminas para techos son muy importantes en la construcción.

Láminas para techos de acero

Este tipo de láminas están compuestas por una pieza de metal que presenta forma acanalada. Son placas que se someten a un proceso de galvanización el cual evita la corrosión que el agua puede provocar. Son las más económicas y además son muy duraderas. Muchas de ellas cuentan con un recubrimiento de dos capas de pintura horneada que, por lo general, es blanco. Tienen la capacidad de evitar que el calor ingrese en los interiores lo cual las transforma en elementos indispensables en cualquier tipo de clima.

De policarbonato

En este caso, hablamos de láminas para techo construidas en policarbonato sólido, muy parecido al cristal o policarbonato celular. Se utilizan para conseguir iluminación natural y además se emplean como parte de la estética de la construcción. Se suelen incluir en la construcción de piscinas y para ornamentar jardines.

Las láminas para techo son mucho más livianas que los techos tradicionales y son mucho más sencillas de instalar.

Tipo teja

Este tipo de láminas para techos presentan una gran calidad estética debido a que su textura se asemeja a la de las tejas que vemos en los techos de las casas más elegantes. Además de ofrecer las mismas ventajas que las tejas de barro, son muy similares en cuanto al aspecto que presentan y a las ventajas que tienen, pues prestan el mismo servicio que las láminas galvanizadas.

De PVC

El PVC o policloruro de vinilo es un polímero que se utiliza mucho hoy en día para la construcción de diferentes tipos de elementos entre los que podemos contar a las láminas para techos. Su función es similar a la de las placas galvanizadas. Sin embargo, estas también pueden ser aislantes tanto térmicas como acústicas. Esto ocurre porque cuentan con dos capas de PVC y en el centro contienen una capa de aislante. Suelen ser las más caras del mercado y se emplean, por lo general, en la construcción de hospitales o de cualquier otro ambiente que deba estar libre de cambios bruscos de temperatura o de ruidos molestos.

Acrílicas

Las láminas para techo acrílicas se emplean para darle iluminación a los espacios por un largo tiempo. De acuerdo a su composición, pueden durar entre 3 y 10 años. Este tipo de láminas se combinan con láminas pintro, es decir las que se encuentran pintadas y galvanizadas o se utiliza un sistema de construcción que permite dejar espacios claros que emitan iluminación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *