Ir al contenido

Tipos de incapacidad

La incapacidad, por lo general, se da en el plano laboral. Ocurre cuando un trabajador sufre un accidente o una enfermedad de origen profesional que le impide desarrollar sus actividades en forma normal o presenta ciertas dificultades para completar las tareas. Esto significa que la incapacidad se relaciona más bien con la imposibilidad de acudir al puesto de trabajo más que a la dolencia en si misma.

Este tipo de incapacidad puede dividirse de acuerdo al grado de alcance que presenta la misma, pudiendo ser temporaria, es decir que solo tiene un tiempo de duración corto lo cual le va a permitir a la persona volver a retomar la actividad con normalidad después de realizar la rehabilitación correspondiente o permanente, lo que significa que el trabajador no va a poder reincorporarse a sus tareas o las mismas van a ser completamente diferentes a las que realizaba con antelación.

"Tipos

Es importante tener en cuenta que los grados de incapacidad de los trabajadores están regulados por las diferentes leyes laborales de cada país en particular. Esto significa que, quizá, la incapacidad parcial incluya un porcentaje mayor o menor de afección hacia el organismo.

Tipos de incapacidad

Existen diferentes tipos de incapacidad laboral permanente de acuerdo al daño que haya recibido la persona afectada al momento de accidentarse o comenzar a padecer los síntomas de una enfermedad de origen profesional.

Incapacidad permanente parcial

En este caso, la incapacidad reduce al 33% el rendimiento del empleado. Si bien es permanente, la persona puede seguir desarrollando sus actividades acorde a sus capacidades y pese a sus lesiones.

Incapacidad permanente total

Aquí nos referimos al tipo de incapacidad que impide que el trabajador pueda realizar sus tareas habituales. Si esto ocurre, no significa que deba dejar de trabajar. Se le puede brindar la oportunidad de realizar alguna actividad diferente acorde a sus capacidades. Cabe destacar que, en este caso, el trabajador debe recibir ayuda social y económica de parte del estado y del seguro que la empresa haya contratado.

Muchas de estas incapacidades pueden revertirse con el paso del tiempo y disminuir su grado de gravedad. Por ejemplo, puede ocurrir que luego de un tiempo de rehabilitación, un paciente con invalidez permanente total, pueda ser considerado dentro de los parámetros de la incapacidad permanente parcial.

Incapacidad permanente absoluta

En esta instancia, el trabajador queda inhabilitado para realizar cualquier tipo de tarea, sin importar de cuál se trate. Lleva el nombre también de invalidez absoluta. Sin embargo, este tipo de incapacidad no impide que la persona realice actividades acorde a sus capacidades. Al igual que el anterior, este grado de invalidez requiere de la ayuda del Estado, de organizaciones especializadas y del seguro que haya contratado el empleador .

Gran invalidez

Aquí nos referimos al mayor grado de invalidez laboral conocido. El empleado no puede realizar ningún tipo de actividad y necesita de la ayuda de otra persona para realizar cualquier actividad, por más sencilla que esta sea. Por ejemplo, necesita asistencia para realizar sus necesidades, asearse y vestirse por si mismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.