Tipos de estímulos

Un estímulo es todo aquello que genera algún tipo de reacción del cuerpo. Estos factores pueden favorecer el cuerpo estimulándolo o bien pueden sobre estimularlo y bien no ser tan beneficiosos. Como siempre lo importante es encontrar un equilibrio. La etimología de la palabra deviene del latín y significa aguijón.

Los estímulos son captados a partir del empleo de los sentidos del cuerpo, si bien se conocen cinco (la vista, el olfato, el gusto, el tacto y el oído), evidencias científicas demuestran que existen muchos más.

sentidos

Los tipos de estímulos se clasifican en:

Estímulos externos

Los estímulos de este tipo generan reacciones y son recibidos del exterior, es decir involucran objetos, personas o aspectos del exterior que nada tienen con el cuerpo en sí. En la actualidad uno de los estudios que miden mayormente el exceso de estímulos es el cortisol o más comúnmente conocida como la hormona del estrés. Tengamos en cuenta que no todos los estímulos exteriores son desfavorables, algunos como los medicamentos pueden contribuir favorablemente.

Estímulos internos

Los estímulos de este tipo se generan dentro del cuerpo, por lo general se deben a las reacciones químicas naturales. Muchos de estos estímulos guían las acciones de las personas, es así como si el cuerpo emite un estímulo interno donde comunica al cerebro que está agotado, el individuo sentirá la necesidad de dormir para reponer el desgaste físico.

Los estímulos son imprescindibles para el desarrollo humano permitiendo así aprender ciertas conductas o reaccionando, por ejemplo ante situaciones de riesgo

Estímulo incondicionado

Este tipo de estímulos son incondicionados por el hecho de que son natos, es decir no deben ser aprendidos para su correcta reacción. Muchos de estos estímulos se ven cuando nace un niño, por ejemplo el estímulo que lo lleva a llorar ni bien sale de la panza es incondicionado.

Estímulo condicionado

Este tipo de estímulo surge del aprendizaje, es decir en un principio la acción de este externo era inerte, es decir no generaba respuesta alguna. Con el aprendizaje se relaciona este estímulo con una reacción.

Estímulos químicos

Los estímulos químicos son receptados por los neurotransmisores que transmiten la información al cerebro y generan una respuesta en el cuerpo, como por ejemplo transpirar. Algunos de estos pueden recibirse de modo externo como los medicamentos, y generar respuestas como calmar el dolor.

Estímulos sensoriales

Si bien todos los estímulos pueden ser receptados gracias a los sentidos que funcionan como sensores en el cuerpo humano, lo cierto es que estos se pueden identificar con algún sentido en particular. Si decimos por ejemplo que la luz nos molesta o encandila, el estímulo es captado por el sentido de la vista.

Estímulo motivacional

Este tipo se genera a partir de estímulos externos que generan respuestas positivas en el accionar de la persona o en el cuerpo. Con el estudio y la modificación de los mismos es que trabaja la psicología conductual o motivacional, en la actualidad muchas empresas implementan sistemas que generen estímulos motivacionales (como mayor cantidad de vacaciones o premios por objetivos cumplidos) para lograr mejorar la productividad del personal