Tipos de contratos laborales

Los contratos laborales son acuerdos que tienen el trabajador con el empleador. En este tipo de documento, se describen cuáles van a ser las pautas mediante las cuales se van a llevar a cabo las diferentes actividades que se van a llevar a cabo. A cambio de estos servicios, el empleado recibe un pago acorde a su función.

En los contratos laborales se establecen los diferentes derechos y obligaciones de cada una de las partes que se encuentran incluidas en dicho documento. Además, figuran las consecuencias en caso del incumplimiento de los deberes tanto del trabajador como del empleador.

Tipos de contratos

Los contratos permiten establecer una relación laboral entre empleador y trabajador.

Contratos indefinidos

Son contratos que no tienen un límite temporal de duración. Esto significa que no tienen un final pre establecido. Se trata de un tipo de contrato que se establece sin una limitación de tiempo en lo que respecta al tiempo en el que se realiza el servicio. Esto hace que el empleado se sienta estable en lo que respecta al período de realización del servicio. Si bien este tipo de contrato suele hacerse en forma oral, se aconseja que mejor sea realizado en forma escrita. Es un documento que trae beneficios también al empleador ya que en muchos países se realizan deducciones impositivas para quienes emplean a las personas de esta manera.

Los contratos laborales contienen cláusulas que deben ser cumplidas tanto por los trabajadores como por los empleadores.

Temporales

Al contrario del anterior, estos contratos tienen una duración limitada que implica la prestación de servicios por parte del empleado por un tiempo determinado. El periodo de prueba que podrá estipular el empleador dependerá de la necesidad de cada empresa. Dentro de los contratos temporales encontramos diferentes tipos.

Por obra o servicio

Este tipo de contratos vincula al trabajador con el empleador hasta la culminación de un trabajo específico y se suscribe hasta completar la tarea.

Eventuales

Son contratos que duran como máximo 6 meses y son los que más se utilizan. Por lo general estos contratos se utilizan cuando las empresas necesitan trabajadores de manera finita, es decir que no sean constantes.

Interinos

Se trata de contratos cuyo principal objetivo es el de sustituir un puesto vacante de manera temporal. Este tipo de contratos suele realizarse cuando un empleado pide la baja por enfermedad o por maternidad y durará lo que el trabajador demore en regresar a su trabajo.

De formación y aprendizaje

Son contratos en los que las personas, por un tiempo determinado, permiten que el trabajador pueda tener la formación necesaria para afrontar una oportunidad laboral nueva. Por lo general, son contratos con una duración máxima de 3 años aunque suelen ser de menor cantidad de tiempo.

De prácticas

Es muy similar al anterior pero este se realiza con el fin de mejorar la calificación del trabajador para obtener un mejor puesto. El pago, en este caso, se fija mediante un convenio entre ambas partes pero, por lo general, no supera el 75% del sueldo promedio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *