Tipos de conducta

Llamamos conducta al comportamiento del ser humano en cualquier circunstancia. En la actualidad conocemos diferentes tipos de ellas. Se sabe que el comportamiento humano cambia con el paso de los años así como también la conducta. Es normal que diariamente demostremos diferentes tipos de humores y que esto cambie, inclusive, con el paso de las horas.

Es nuestra responsabilidad hacer los cambios necesarios para controlar y dominar nuestra conducta. De eso dependerá nuestra convivencia con el resto de las personas que nos rodean.

Tipos de conducta

Cada persona presenta un tipo diferente de conducta en su día a día.

Conducta agresiva

Es el tipo de conducta es la más fácil de identificar, pues se puede ver a simple vista debido a cómo actúa el individuo, cómo se comporta y qué es lo que hace frente a otras personas. Estas personas suelen “explotar” ante la menor provocación y no saben cómo controlar su carácter.

Algunas de las características de las conductas agresivas están relacionadas con diferentes tipos de comportamiento como tensar los músculos del rostro, hablar en voz más alta de lo normal, fruncir el entrecejo o apretar los puños, entre otros.

Conducta pasiva

En este caso hablamos de personas que nunca pueden decir que no, ni aunque su vida dependiera de eso. Suelen ser aquellas personas que hacen las tareas que nadie haría en su trabajo o a quien todos acuden cuando pasa algo y alguien tiene que hacerse cargo de lo que sucedió…serían como el chivo expiatorio de cualquier familia o lugar de trabajo. Estas personas suelen usar frases como “no importa” o “no pasa nada” muy a menudo.

Conducta pasiva-agresiva

Como su nombre lo indica, este tipo de conducta tiene parte de las dos anteriores. La característica principal es que la persona puede pasar de ser pasivo a ser agresivo en tan solo un instante.

Conducta asertiva

Es, quizá, el tipo de conducta más aceptada por los estándares de la sociedad. Las personas asertivas suelen presentar argumentos contundentes en cualquier discusión o charla. Además aceptan las ideas de otros aunque sepan que no siempre tienen razón.

Conducta disruptiva

La conducta disruptiva es aquella en la que las acciones suelen estar fuera de lugar o no son apropiadas para ese momento. Las mismas provocan perjuicio y también hacen daño a todas las personas que los rodean. Un claro ejemplo son las interrupciones o los malos tratos. Si bien se puede confundir con la conducta agresiva, no es lo mismo.

Conducta antisocial

En este caso, las personas  manipulan a los otros individuos con el único fin de beneficiarse a ellas mismas. A la persona no le importa lo que tiene que hacer para conseguir lo que desea. Simplemente va por eso y obtiene el objetivo sin medir las consecuencias. Por lo general, las personas que son antisociales suelen tener otro tipo de conductas que rayan en lo agresivo y, probablemente, son peligrosas para su entorno y para ellas mismas.

Los tipos de conductas dependerán del carácter de cada persona. Cambiar la agresividad por pasividad o por asertividad ocurrirá solo cuando el mismo individuo decida hacerlo.

Formato para citar (APA)

“Tipos de conducta” (s/f.). En Hay Tipos. Disponible en: https://haytipos.com/conducta/ [Consultado: ].

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *