Tipos de basura

La basura es todo aquel residuo que no tiene utilidad y que debe ser desechado. Esto lo diferencia de los residuos que pueden ser reciclados y reutilizados. De acuerdo al ordenamiento del territorio y al control de los residuos urbanos, en cada ciudad del planeta existen lugares donde la basura es depositada en busca de la posibilidad de que la misma se desintegre y sea absorbida por la tierra.

Sin embargo, no todos los elementos que botamos son reciclables en corto tiempo, como ocurre con el plástico, por ejemplo. Por eso es tan importante saber separar todos los elementos que puedan reutilizarse de aquellos que deben ser desechados sin remedio.

Tipos de basura

La basura, que también se conoce como residuos, es todo aquello que desechamos porque no nos resulta útil.

Basura reciclable

Este tipo de basura debe cumplir con ciertas pautas para ser reutilizada dándoles una vida más útil y larga. Sin embargo, deben cumplir con ciertas pautas tales como que se encuentre disponible y a mano. Un ejemplo de algo que es imposible de reciclar es la basura espacial, pues no está al alcance de todos como sí ocurre con el papel o el plástico que sí están siempre a mano. También debe tener un grado aceptable de pureza, es decir que deben estar separados por componentes, además de que deben existir instalaciones para el reciclado instaladas adecuadamente.

De acuerdo a su composición

La basura cuenta con cierto grado de mezcla dentro de sus componentes. Esto significa que se debe estudiar su composición para aseverar que son todos materiales puros. Esto quiere decir que se deben clasificar en orgánicos y no orgánicos.

Los residuos orgánicos son aquellos que cuentan con un gran contenido de componentes  naturales. Nos referimos a restos de comida, verduras, hojas de árboles y madera, entre otros.

En cuanto a la basura inorgánica, en este caso, hablamos de residuos que no tienen elementos naturales en un gran porcentaje de su composición, como pueden ser los metales, que incluyen los elementos botados de la tecnología llamados residuos tecnológicos, el papel, el cartón y todo aquello que provenga de la construcción de inmuebles y de la demolición, los plásticos y los envases que son tan comunes en los hogares además del vidrio.

De acuerdo a la toxicidad

Si bien solemos asociar la basura con lo que botamos en nuestro domicilio, existen otro tipo de residuos que se botan en grandes fábricas o canteras que se desprenden de la actividad del hombre pero que presentan diferentes niveles de toxicidad. Los llamados no tóxicos son aquellos que no provocan daño a las personas ni al ambiente. Por otro lado, los que entran dentro del grupo de los tóxicos son los que ejercen daño a personas y al medio ambiente. Esto ocurre con los restos de productos químicos, las pinturas, los disolventes y los aceites, entre otros. Los mismos deben recibir un tratamiento especial para que no produzcan daño al entorno ni a quien los manipulen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *