Tipos de abonos

Los abonos son compuestos que se añaden a las plantas que le brindan diferentes nutrientes. En muchos casos, dichos nutrientes no son provistos por la tierra donde se encuentran sembradas. Los abonos, que también se conocen con el nombre de fertilizantes, pueden ser líquidos o sólidos.

Cabe destacar que no se debe abusar de la cantidad de este compuesto que le colocamos a las plantas, pues no harán que crezcan más rápido. Casi todos los abonos que se utilizan normalmente cuentan con tres componentes químicos que son fundamentales para nutrir las plantas que son el nitrógeno, el fósforo y el potasio.

Tipos de abonos

Los abonos fertilizan la tierra.

Abonos orgánicos

Estiércoles

Este es el tipo de abono más natural que existe. Son los excrementos de animales de gran porte como las vacas, los caballos, las ovejas y las cabras.

Composta o compost

Este tipo de abonos se obtienen al someter a diferentes tipos de vegetales y otro tipo de materias orgánicas o inorgánicas a un proceso que se denomina compostaje. Dicho procedimiento permite lograr todos los nutrientes de los elementos utilizados en poco tiempo. Por lo general, se emplean restos de alimentos y de plantas.

El compost o composta surge a partir de la actividad de gusanos, lombrices y bacterias.

Turba

Como abono se pueden utilizar dos tipos de turbas, la negra que es la más común y la rubia la cual es mucho más ácida, pues su pH no supera los 3.5 puntos. Suele ser utilizada para preparar sustratos y para añadir a la tierra sembrada.

Extractos húmicos

Son los abonos orgánicos menos empleados y conocidos. Se emplean en la agricultura intensiva. Están compuestos por ácidos húmicos desprendidos de diferentes sustancias del tipo orgánico y son los mejores abonos para el suelo conocidos.

Abonos químicos o minerales

Minerales convencionales

Están compuestos por elementos químicos tales como la urea, el nitrato de amonio, el sulfato de amonio, el nitrato de sodio y el cloruro de potasio entre otros.

Organominerales

Se trata de una mezcla de materiales orgánicos con diferentes elemento químicos tales como el magnesio, el potasio y el nitrógeno. Su textura es granulada y se emplean en todo tipo de cultivos de plantas tanto en los campos como en los jardines.

De lenta liberación

Son abonos que se liberan poco a poco, se auto distribuyen lentamente durante varios meses a lo largo del año. Suelen tener un costo mucho más alto que el resto de los fertilizantes químicos pero su duración es mucho más prolongada.

Líquidos para fertirrigación

Son los abonos químicos que vienen líquidos y se vierten directamente en el agua de riego. Suelen emplearse en pequeñas plantas, sobre todo en las de interior.

Foliares

Se aplican por medio de pulverización directa sobre las hojas y la planta en general. No suelen utilizarse por sí solos sino que se emplean como complemento de otro tipo de fertilizantes. Contienen nutrientes esenciales para la planta tales como el manganeso, el cobre, el hierro y el nitrógeno.

Correctores de falencias

Este tipo de abonos son empleados para corregir cualquier falta de nutrientes que tengan las plantas. Se debe buscar el corrector adecuado de acuerdo a la carencia que presente la planta.

Formato para citar (APA)

“Tipos de abonos” (s/f.). En Hay Tipos. Disponible en: https://haytipos.com/abonos/ [Consultado: ].

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *