Tipos de riego

El riego es el proceso que se emplea para dispersar agua en un cultivo determinado. Desde los inicios en que el hombre abandona como forma de vida el ser nómade, encontramos registros de ciertas culturas que comienzan a efectuar diferentes métodos para alcanzar a sus cultivos el agua necesaria y lograr la cosecha. Las culturas antiguas que se destacaron en este tipo de procesos fueron quizá los Mayas y los Incas.

En la actualidad encontramos procesos no solo mecánicos para el riego, sino que motorizados, lo que permite un mejor aprovechamiento del agua y mejores resultados. Además estos sistemas en la mayoría de los casos permiten la colocación de fertilizantes químicos y productos para el control de las malezas.

irrigación

Los tipos de riego se clasifican en:

Riego por goteo

Este tipo de proceso se creó con el fin de poder cultivar en zonas donde el clima es árido y las precipitaciones son sumamente escasas. Permite la optimización de la colocación del agua, garantizando que a cada una de las plantas del sembrado le llegue la cantidad de agua necesaria para crecer.  Para su empleo se colocan caños subterráneos con pequeñas perforaciones por donde sale el agua por gotas, llegando directamente a las raíces de las plantas.

Riego por aspersión

Tal como su nombre lo indica este tipo de riego se realiza desde arriba como si fuera una lluvia hacia la plantación. En la actualidad es el sistema que menos se aconseja para ahorrar mayor cantidad de agua, dado que en ocasiones por medio de este sistema se produce un derroche de agua.

Además no puede ser empleado en todo tipo de plantaciones porque no asegura la llegada a sus raíces. Es muy utilizado en terrenos con pendiente o irregulares.

Riego por surcos o canales

Este tipo de riego sólo es factible de emplear a partir de una inversión en la que se debe crear una pendiente en el terreno. El agua llega recorriendo canales con pendiente, que aprovechan la gravedad para su distribución. En la Argentina hay una provincia que emplea este sistema de riego para el cultivo de la vid.

Incluso una de sus ciudades tiene un conjunto de canaletas que permite juntar el agua de lluvia y guiarla para los cultivos.

Riego automático

Este tipo de riego es de los más innovador, emplea las tecnologías de la aplicaciones móviles para dar una orden que permita iniciar o parar el riego, o bien para programarlo con una fecha de inicio y fin.

Riego hidropónico

Este tipo de riego es empleado para los cultivos orgánicos, es decir que no poseen incorporación de fertilizantes ni agroquímicos. Se requiere de una infraestructura importante para que las plantas crezcan en un medio inerte. La humedad de planta por este medio es constante, a la vez que permite la aplicación de las soluciones nutritivas que se consideran necesarias para un adecuado crecimiento.

Riego por microaspersión

Este sistema es similar al riego por aspersión, solo que las gotas dispersas de esta manera son mucho más pequeñas. Para su empleo se colocan rotores giratorios que dispersan en agua en muchas direcciones.

Formato para citar (APA)

“Tipos de riego” (s/f.). En Hay Tipos. Disponible en: https://haytipos.com/riego/ [Consultado: ].

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *