Tipos de mares

Los mares están compuestos por agua salada y su tamaño es inferior al de los océanos aunque muchas veces podemos llegar a hacer mención de los mismos como océanos. Sin embargo es importante aclarar que no es lo mismo un mar que un océano porque cuentan con muchas diferencias notables entre las que figuran el tamaño. De acuerdo a los expertos, el agua salada ocupa el 70 % de la superficie del planeta. En algunos lugares pueden ser confundidos con lagos, sin embargo, los mares tienen su propio movimiento y los lagos están conformados por aguas mucho más tranquilas.

El 96% del agua de mar es pura mientras que el resto, es decir el 4%, se conforma de sales entre las que se encuentran potasio, calcio, sodio, magnesio y sulfatos y otros compuestos similares. Por lo general, la proporción de sal por cada 1000 mililitros de agua es de 35 miligramos aunque estos niveles pueden variar.

Tipos de mares

Los mares no deben ser confundidos con los océanos.

Mares costeros o litorales

En este caso, en estos tipos de mares no hay distinción con el océano. Cuentan con una mayor amplitud en cuestiones de mareas y son aguas un poco más calientes que la del resto de los océanos. Además, cabe destacar que su profundidad es mucho menor que la del resto de los cuerpos de agua similares. Aquí podemos nombrar el Mar de Beaufort ubicado en el océano Ártico, el mar de Noruega que se encuentra en el Océano Atlántico y el mar de Omán que está en el océano Índico

Continentales

Este tipo de mares se encuentran a la orilla de uno o más países o continentes. Un ejemplo de esto es el Mar Mediterráneo que está en una gran parte del continente europeo, sobre todo en la zona de España, Italia y Portugal. Están conectados con el océano por un surco de tamaño estrecho. Si bien se abastecen con agua oceánica, se presenta una diferencia notable en las temperaturas y el nivel de salinidad entre uno y otro. Los más conocidos son el el mar Báltico, el mar de Japón y también el Mar Negro.

Los tres mares más grandes del mundo son el Mar Arábigo, el Mar de la China Meridional y el Mar Caribe.

Cerrados

Este tipo de mares se encuentran encerrados en diferentes fronteras. Se los suele confundir con lagos de tamaño grande aunque sus aguas son un poco más tumultuosas. A comparación del agua del océano, esta es mucho menos salada. Esto mismo ocurre en comparación con los mares abiertos. Algunos de los mares cerrados más conocidos son el Mar de Aral, el Mar Muerto y el Mar Caspio.

Abiertos

Los mares abiertos que también se los conoce con el nombre de piélagos se encuentran rodeados por completo de agua. Esto significa que no tienen contacto con la superficie terrestre ni tampoco con las costas. Suelen estar lejos de todo tipo de formación costera terrestre como ocurre con las penínsulas, las bahías y los golfos. Algunos de los mares abiertos más conocidos son el mar Caribe, el mar de Irlanda y el mar Amarillo, entre otros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *