Tipos de contaminantes

Los contaminantes son todas aquellas cosas que se incorporan al aire, al agua, al suelo o también a los medios biológicos y que amenazan la salud, la supervivencia o las actividades de los seres humanos en su totalidad (dependiendo, claro está, del nivel de exposición) además de las plantas y los animales.

Los contaminantes se transmiten desde cualquier lugar y pueden transportarse hacia otro sitio en pocos segundos. Por ejemplo, aquellos que se encuentran en el suelo, lo hacen por medio de la sublimación y de la evaporación. Por medio de estos dos métodos tendrán la opción de contaminar el aire. Lo mismo ocurre desde el aire hacia el suelo.

Tipos de contaminantes

El humo de las fabricas es un tipo de contaminante gaseoso.

Tipos de contaminantes

De acuerdo a su nivel de degradación

No degradables

En este caso, hablamos de contaminantes que no llegan a descomponerse por medio de ningún proceso natural. Lo ideal con este tipo de deshechos es reciclarlos o volverlos a utilizar para evitar lo que siempre sucede: nadie quiere hacerse cargo de tratar dichos residuos debido a que no existen políticas públicas que avalen su tratamiento. Son sustancias que permanecen por muchos años contaminando las napas del suelo y del agua de consumo humano.

De degradación lenta

También se los conoce como contaminantes de degradación persistente. Son aquellas sustancias que se encuentran en el ambiente por mucho tiempo. Uno de ellos, que es el más conocido, es el DDT (una sustancia perteneciente a los organoclorados y que es utilizada como plaguicida) y el plástico. Este último, por ejemplo permanece muchos años en contacto con la tierra hasta que se degrada por completo. Inclusive, muchos tipos de plásticos no desaparecen del todo y sus partículas contaminan tanto a las plantas como a los animales. Debido a esto, pasan a formar parte de la cadena trófica.

Cabe destacar que son sustancias bioacumulables, es decir que al no desaparecer del todo se acumulan en los seres vivos con el paso de los años. Al mismo tiempo entran dentro de lo que conocemos como biomagnificación, es decir que el radio de contaminación se amplía cada vez más, pues los contaminantes pasan también a la cadena trófica.

Degradables

Se los conoce también con el nombre de no persistentes, pues se descomponen total o parcialmente por medio de diferentes procesos que pueden ser naturales, artificiales, biológicos, químicos e inclusive físicos.

Biodegradables

En este caso, hablamos de contaminantes que se descomponen por medio del contacto con organismos vivos como ocurre con el caso de las bacterias, los virus y los hongos.

De acuerdo a su origen

Sólidos

Son aquellos que, como su nombre lo indica, presentan una textura sólida como ocurre, por ejemplo, con la basura generada en un hogar.

Líquidos

En este caso, los contaminantes líquidos son vertidos a las napas subterráneas por las industrias. Dentro de estos también podemos nombrar los semi sólidos o semi líquidos.

Gaseosos

Un ejemplo de este tipo de contaminantes puede ser el humo que emiten las chimeneas de algunas fábricas y también el provocado por el escape de los automóviles en funcionamiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.