Ir al contenido

Tipos de clientes

Los clientes son aquellos individuos, asociaciones de individuos y sociedades comerciales que adquieren bienes y servicios de una empresa. El medio, por el cual adquieren el bien o servicio, es denominado medio de pago. La empresa o individuo que ofrece el bien o servicio es denominado oferente o vendedor, y los individuos que adquieren solos, o en alguna de las asociaciones previstas dichos bienes o servicios son denominados demandantes o compradores.

clientes

Los tipos de clientes se clasifican según:

Tipos de clientes según adquieran o no bienes o servicios en la actualidad

Clientes actuales

Esta clasificación responde a quien o quienes realizan compras de forma regular o habitual, además sus compras deben una frecuencia relativa a mayores a una adquisición por mes en análisis, o al menos una. Es habitual, que las empresas otorguen a estos clientes, cuentas corrientes o descuentos especiales, como medio para que la relación de venta se prolongue a lo largo del tiempo. Dentro de esta clasificación podemos encontrar

Clientes de alta influencia

Este tipo de clientes, son personas con renombre comercial, asociado principalmente a la actividad profesional que desarrollan. Como por ejemplo, la actuación o el deporte. Dado el conocimiento público de su persona, la que muchas veces genera fanatismo o admiración. Es que este tipo de clientes generan en el resto de las personas mensajes subliminales que contribuyen a que, éstas compren los productos o servicios que ellos consumen.

Clientes de influencia regular

Al igual que la clasificación anterior, mediante su conducta, generan repercusiones en los demás contribuyendo al consumo, pero a diferencia del grupo anterior de clientes, éstos influyen en grupos de menor número de individuos.

Clientes de influencia familiar

Estos son el tipo de clientes que generan otros clientes por recomendación, esta cadena de consumo es más conocida como la “publicidad del boca a boca”, se lo denomina de esta manera por el medio de transmisión del consumo, que se realiza justamente por medio de la palabra entre familiares o amigos.

Clientes potenciales

En la actualidad, los mismos, no son clientes. Pero en miras de la visión y objetivos empresariales, son considerados como el segmento al que se direccionan los productos. De esta forma es posible, que en un futuro, este grupo se convierta en clientes actuales.

Tipos de clientes según el grado de satisfacción

Clientes insatisfechos

Son el tipo de clientes cuyas necesidades no han sido complacidas por la empresa. Sucede, generalmente, cuando las expectativas del cliente son mayores que la satisfacción que el producto o servicio le proporcionan.

Clientes satisfechos

Este tipo de clientes son aquellos que realizan sus compras y quedan complacido con su adquisición. Una vez que realizan su primera compra, siguen consumiendo de forma regular y solo sustituyen el producto por otro, cuando aparece uno que cubre de forma mayor sus necesidades. O simplemente dejan de adquirirlo, cuando sus necesidades se modifican.

Clientes complacidos

Las necesidades de estos clientes se encuentran completamente satisfechas por los productos o servicios brindados por la empresa. Son clientes felices, por lo que son fieles a la compra que realizan.

Tipos de clientes según el volumen de compras realizadas

Clientes de volumen alto

Representan el consumo mayoritario en las ventas. Este tipo de clientes realizan compras al por mayor. Entre la empresa y el cliente, se generan relaciones comerciales duraderas.

Clientes de volumen promedio

Este tipo de clientes compran al por menor, con algún tipo de constancia o regularidad sostenida. Se ubican dentro de las ventas promedio de la empresa.

Clientes de volumen bajo

Son clientes cuyas necesidades del producto o servicio son esporádicas, además compran al por menor. Este tipo de ventas son las menores extraordinarias.

Tipos de clientes según la frecuencia con la que compran

Clientes frecuentes

Son clientes que realizan compras constantes en el tiempo. Sus compras son repetitivas en intervalos de tiempo que se pueden considerar menores.

Clientes habituales

A estos clientes, la empresa apunta sus publicidades y guía sus esfuerzos administrativos y comerciales, para que en un futuro pueden convertirse en clientes frecuentes.

Clientes ocasionales

Son aquellos clientes que se suben a la “cresta de la ola”. Y consumen en tanto les sea de su conveniencia, cuando hay alguna oferta o les urge una necesidad de urgencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.