Tipos de anticoagulantes

Los anticoagulantes son medicamentos que, como su nombre lo indica, impiden la formación de coágulos en la sangre y favorecen su disolución con lo cual se evitan diferentes problemas de salud tales como los infartos, los ictus y las trombosis.

Para evitar cualquier tipo de trastorno de salud, los médicos suelen recetar diferentes anticoagulantes dependiendo del problema que se padezca en ese momento.

tipo de anticoagulantes

Los anticoagulantes producen que la sangre sea “más liviana” y se evitan coágulos que pueden ser peligrosos para la salud.

Heparina

La heparina consiste en inyecciones que se administran mediante la vía subcutánea en la grasa del abdomen. Dependiendo del peso corporal deberá suministrarse una o dos veces al día. Este tipo de medicamentos se emplea cuando se necesita realizar una anticoagulación rápida.

Anti-Vitamina K

El más conocido es el Sintrom. Se consume por vía oral y tarda algunos días en producir el efecto deseado. Con respecto a este tipo de medicamento, la dosis variará de acuerdo a cada persona. Para un efecto rápido se aconseja probar con heparina. Como la dosis de anticoagulante puede cambiar con el paso del tiempo, es necesario realizar controles periódicos con el médico de cabecera para constatar si el tratamiento está dando resultado. Al comienzo del mismo, los controles se deben realizar con frecuencia y, con el paso del tiempo, la frecuencia se va espaciando hasta que se alcanza la dosis adecuada. Es importante que sepas que el Sintron tiene una interacción negativa con los alimentos de hojas verde, el brócoli, las coles y el repollo y con algunos medicamentos.

La toma de anticoagulantes debe estar siempre vigilada de manera cercana por un médico especialista en hematología.

De acción directa

Este tipo de anticoagulantes se toman por vía oral, es decir que son píldoras. A diferencia de lo que ocurre con el Sintrón, con los anticoagulantes de acción directa no se necesita un control tan exhaustivo debido a que su efecto es predecible. Son de acción muy rápida y no presentan interacciones negativas con otros alimentos y/o medicamentos. Este tipo de anticoagulates están recetados para personas que padecen de trombosis venosa o de embolia pulmonar. El Sintrón no les produce el mismo efecto ya que se encuentran fuera del rango.

Cuáles son los efectos secundarios que presenta el consumo de antocoagulantes

  • Gases intestinales
  • Diarrea o heces demasiado blandas
  • Vómitos
  • Náuseas
  • Falta de apetito durante todo el día
  • Es menos común pero puede ocurrir que la persona padezca de vómitos sanguinolentos o que al toser escupa sangre y que inclusive presente sangre en las deposiciones.
  • También puede pasar que aparezca sarpullido o algún tipo de urticaria e inclusive dolor de garganta que no tiene nada que ver con gripes o resfríos.
  • Algunos otros efectos secundarios menos comunes son la caída abundante del cabello, la aparición de hematomas, dolores lumbares, escalofríos, fiebre e ictericia, es decir piel amarillenta.
  • También puede suceder que aparezcan dolores de cabeza, mareos, problemas para respirar y sangre en las encías e inclusive que los dedos se vean morados en los pies o en las manos.

Formato para citar (APA)

“Tipos de anticoagulantes” (s/f.). En Hay Tipos. Disponible en: https://haytipos.com/anticoagulantes/ [Consultado: ].

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *