Tipos de extintores

Los extintores, que también llevan el nombre de matafuegos, tienen una función muy importante cuando se trata de apagar un incendio. Evitan que puedan existir tanto pérdidas materiales como humanas y también disminuyen los daños a las estructuras.

Sin embargo, no todos los extintores tienen los mismos usos, pues de acuerdo al origen del fuego, contienen diferentes componentes que son mucho más eficaces al momento de actuar.

Tipos de extintores

Los extintores son muy útiles al momento de apagar un incendio.

Extintores por tipo de fuego

Los extintores se pueden dividir de acuerdo al tipo de fuego que pueden apagar.

De clase A

Apagan todo tipo de fuego cuyo origen son los combustibles sólidos tales como la madera el plástico o el cartón, entre otros.

De clase B

Son extintores que apagan incendios provocados por todo tipo de combustibles que pueden ser líquidos tales como el aceite, la gasolina e inclusive la pintura.

De clase C

En este caso, apaga fuegos producidos por gases como el propano, el butano o el gas que se usa en las cocinas y en los calefactores de las casas particulares y de las fábricas.

De clase D

Son a los que menos se les da uso, pues extinguen incendios provenientes de metales que pueden ser magnesio, sodio o aluminio en polvo.

Para usar un extintor adecuadamente se debe tirar del seguro para romper el precinto de seguridad. A continuación es necesario colocarse a una distancia de 3 metros con el viento siempre a favor. Finalmente, solo resta accionar la palanca y dirigir el chorro hacia donde se encuentra la llama.

De acuerdo al agente extintor

Con agua

Son los extintores del tipo A siempre y cuando no haya elementos eléctricos cerca. Tampoco se aconsejan para incendios provocados por aceites o gasolina, pues solo se consigue avivar la llama ya que el combustible flota por encima del agua.

De agua pulverizada

Se emplean con los extintores del tipo A y del tipo B. Al igual que los anteriores, no deben ser usados si hay electricidad.

Con espuma

Son los que utilizan los bomberos cuando realizan pruebas y simulacros. Se pueden emplear en emergencias siempre y cuando no haya electricidad en el ambiente.

Con polvo

Son los más comunes y se pueden utilizar dentro de cualquier edificación. Al ser con polvo evita los riesgos del contacto con la electricidad.

Con dióxido de carbono (CO2)

Como seguramente sabes, el dióxido de carbono es un gas. Esto significa que conduce la electricidad de la misma manera en la que lo hace el agua. Se emplea en sitios donde los elementos que pueden llegar a perderse o son muy caros si entran en contacto con el agua o el polvo.

De acuerdo a su tamaño

Los extintores más comunes – por lo general los de polvo- son los que pesan alrededor de 1 kilogramo pero pueden alcanzar hasta 50 kilogramos de peso. Los de mayor tamaño poseen ruedas para facilitar su traslado y manipulación. Por otro lado, los extintores de entre 2 y 5 kilos, suelen ser de dióxido de carbono (CO2) y los de espuma pesan aproximadamente 6 kilogramos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *